¿Qué SSD compatible instalar en Mac Mini? (late 2009)

He realizado esta pequeña mejora en mi equipo para aligerar sus tiempos de acceso y respuesta. A estas alturas no seré yo quien os cuente las ventajas de un disco duro SSD, es un tema de sobra conocido, son unas diez veces más rápidos que un disco duro tradicional. Me he animado a publicar esto porque el Mac Mini de finales de 2009, es un ordenador que con algunos SSD no logra alcanzar su velocidad máxima, es un poco puñetero, no vale cualquiera. Ciertos controladores parecen no ser 100% compatibles con el chipset de este modelo de Mini, así que la velocidad negociada entre ambos se reduce a 1.5gigabits en lugar de los 3gigabits que sus puertos SATA2 deberían permitir.

Disco duro SSD barato compatible con Mac Mini (early y late 2009)

Mac mini SSD UV400
Varios tamaños disponibles en Amazon (clic en la imagen)

El UV400 de Kingston, disponible en tamaños que van desde los 120 gigabytes hasta los 960, sí es totalmente compatible con el Mac Mini de finales de 2009. Establece correctamente su velocidad en 3gigabits, la cifra máxima que ofrece la conexión SATA 2. Como sé que hay mucha gente como yo, con ordenadores modernos que todavía cumplen pero a veces requieren de un empujoncito, les recomiendo optar por un SSD.

Me consta que con el Mac Mini de finales de 2009 hay muchas dudas sobre el SSD a elegir. A los indecisos, decirles que el UV400 funciona fenomenal y es casi como estrenar ordenador nuevo. A pesar de tener instalado el bastante moderno OSX 10.11.6 (El Capitán), mi Mac Mini vuelve a sentirse ligero.

He observado de cerca la evolución del sistema operativo de Apple desde Leopard (10.5) hasta hoy. No puedo negar que han incorporado muchísimas mejoras desde entonces, pero no la clase de mejoras que alguien como yo desea o utiliza. En gran medida, se han dedicado a añadir funciones, montones de funciones que no me sirven para nada. Pero parece que le hacen la vida más fácil fan de Apple que consume iPads y iPhones, usuarios con hábitos que difieren de los míos. Todavía recuerdo el espanto que me causó Launchpad, una de las novedades incorporadas en la versión 10.7 (Lion): reunía todas las «aplicaciones» en una sola pantalla como iconos de un móvil.

Mac mini 2009 SSD

Todas las novedades incorporadas en los últimos años, mejoras, funciones y servicios invisibles (están ahí aunque no te des cuenta) eran demasiado para mi ordenador. En versiones actuales OSX, notaba más pesado el explorador de archivos, el navegador se abría tarde y veía el llamado «balón de playa». Dicho icono multicolor, indica que tu Mac está atareado y no puede responder inmediatamente a tus órdenes, pero está en ello. El tiempo de encendido se disparaba hasta los 2 ó 3 minutos, y esto para mí era un tanto molesto. Acostumbrado a la experiencia ágil y fluida que todo Mac proporciona, cualquiera pensaría que había llegado el momento de cambiar de ordenador. Pero no, eso sería caer en la trampa.

Velocidad terminal, un SSD lo cambio todo

La lentitud de mi Mac Mini (late 2009) con El Capitán, no se debía a su velocidad de procesado, sino a la pobre velocidad a la que su disco duro accedía a mis peticiones, en un sistema operativo cada vez más complejo. Una vez sustituido el disco duro original por un SSD (Solid State Drive o Unidad de Estado Sólido), ese cuello de botella ha desaparecido. El humilde Core 2 Duo de mi ordenador, salvo avería, editará mis también humildes vídeos a 720p al menos un par de años más. En cuanto al diseño 3D, al trabajar con modelos diseñados por mí, nunca me excedo con geometría demasiado detallada. No me supone ningún problema usar un procesador tan antiguo.

En resumen, un Core 2 Duo debe desenvolverse en 2017 tan bien (o tan mal) como en 2009; si no es así, empieza a investigar el problema en tu sistema operativo, ¿es el apropiado para tu ordenador? Definitivamente, OSX 10.11.6 (El Capitán) no era apropiado con un disco duro tan lento, pero la solución (en mi caso) no era comprarle a Apple otro Mac.