Cómo evitar el dichoso Z-wobble

En un artículo pasado destaqué mi preferencia por las poleas metálicas, ya que confío en su alto grado de “repetibilidad” para imprimir paredes más lisas. Pero no todo se arregla con unas buenas poleas, por desgracia. La mayoría de máquinas caseras están repletas de holguras entre sus componentes, desajustes de construcción que afectan en mayor o menor medida a nuestras impresiones. Incluso algo tan tonto como la tensión de las correas, debido a las vibraciones que éstas generan, llega a provocar artefactos bien visibles (repeticiones atenuadas de un mismo dibujo) en las caras exteriores de nuestras piezas.

De entre todos los problemas, uno de los que más quebraderos de cabeza ha causado es el Z-Wobble. En una impresora cartesiana como la mía, a izquierda y derecha se hallan unas barras perfectamente lisas y rectas que sirven de guía para subir y bajar el extrusor. Pero estas barras que hacen de guía, son solamente eso, una guía. Las barras que hay a su lado, las que tienen rosca, son las que están conectadas a los motores que desplazan el eje X arriba y abajo.

El problema del Z-Wobble se origina porque las barras roscadas o husillos que compramos en China, casi nunca son completamente rectos. Al rotar, además de girar sobre su propio eje, también se bambolean, creando una especie de elipse. Como no se mueven en un círculo perfecto, empujan todo lo que está en contacto con ellas. ¿Qué hay en contacto con estas barras? Pues todo el eje X con el carro del extrusor. Debido a esas excentricidades en su rotación, unas veces empujan un poquito más a la derecha, y en las siguiente capa un poquito más a la izquierda. Y al final, cuando has terminado de imprimir tu pieza, está llena de pequeños grupos de capas desplazadas respecto a las anteriores, siguiendo casi siempre un patrón bastante claro.

La solución real es construir una impresora poniendo toda tu voluntad en hacerlo bien, y montando también unos husillos que sean completamente rectos. ¿Por qué no desaparece entonces el Z-Wobble si la solución es tan simple? Porque los husillos de calidad no son baratos para los presupuestos que manejábamos la mayoría de aficionados hace unos años. Eso es todo. Si hoy iniciara la construcción de una nueva impresora tipo Prusa i3, ajustaría mi presupuesto dando cabida a unos husillos de calidad.

Para reducir el Z-Wobble en mi impresora actual sin gastar dinero, me decanté por una solución tan simple que al principio dudé de su funcionamiento: liberar el eje X de los husillos. Al instalar estas piezas, el eje X deja de ser prisionero de los husillos y pasa simplemente a apoyarse sobre ellos. Los husillos se seguirán bamboleando, pero no deberían empujar al eje X con ellos, al menos no con la misma fuerza.

Las piezas originales las saqué de Thingiverse, no recuerdo el nombre de su autor. Más tarde las adapté a mi máquina (Prusa i3 Hephestos con husillos de 8mm), podéis modificarlas como os venga en gana. Si os son útiles, me alegro. Si no, lo lamento, por probar no perdéis nada.

Podéis descargar mis piezas desde el siguiente enlace:

https://drive.google.com/file/d/1WkE8DclJoV4r_mLg7waLHh97rbMb5vOK/view?usp=sharing

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.