Por qué dejé de modificar consolas retro para desconocidos

Para echar una mano a los muchos aficionados que me consultaban cómo modificar su Saturn, cómo modificar Mega Drive, cómo modificar Super Nintendo… un día se me ocurrió ofrecer un servicio amistoso de modificación y reparación de consolas clásicas. ¿Amistoso en qué sentido? Me daba igual lo que me pagarais, incluso aceptaba juegos y otras consolas, intercambios en lugar de dinero. Pero llegó un momento que fue imposible. No es viable invertir días en buscar componentes (viajes, tiempo y dinero), o las esperas que van de tres semanas hasta dos meses cuando se encargan piezas a China (pagadas de nuestro bolsillo por adelantado), si a cambio solamente recibimos 5 euros por un trabajo al que nunca se le dedica menos de una hora de taller.

Quería hacer algo bueno, que todo el mundo pudiera disfrutar desbloqueando el potencial de sus consolas, pero ahora veo muy claro que lo único que consigo es menospreciar mi propio trabajo y el de otras personas que se dedican a lo mismo. He denunciado precios abusivos por reparaciones de lo más simples, pero lo que no puede ser es quererlo todo tirado de precio y no tener en cuenta que los demás también han de pagar sus recibos. Además, después de una modificación, la persona que ha puesto en tus manos su consola, sigue contando contigo para cualquier incidencia que pudiera surgir, es tu deber moral, no vas a darle esquinazo si con el tiempo aparecen problemas. Y sí, los problemas surgen también durante el proceso de modificación o reparación, nadie es infalible. Por mucha experiencia que tengas, el día menos pensado te encontrarás mal, te temblará el pulso o alguien te despistará y fastidiarás con el soldador lo que estabas haciendo.

Nunca he estropeado una Saturn Model 2 instalando el interruptor que permite variar entre 50 y 60 hertzios. Supongamos que tengo un percance y parto una patita del chip VDP2 durante dicha modificación, ¿qué hago? Lo tengo muy claro, le conseguiré cuanto antes otra Saturn Model 2 a esa persona, repondré el daño como sea. Si recurro a los mercadillos de internet entre particulares, me toparé con precios absurdos de 80 euros, gente que de videojuegos no tiene ni la más remota idea y creen que encima te hacen un favor. Si voy de tiendas, probablemente no encuentre ni una sola Saturn en mi ciudad y acabe por los alrededores hasta dar con una consola pelada por unos 35-40 euros; mucho tiempo invertido, también mucho dinero en desplazamientos. Eso, o probar suerte todos los días pujando en subastas de eBay…

Ahora, pensad en lo siguiente. Reponer una Saturn me podría costar unos 30 ó 40 euros, el dinero que ganaría modificando nada menos que 8 consolas. Sí, el dinero de 8 trabajos. Como dije al inicio, la culpa es mía por haber sido el primero en querer llegar a todo el público tirando y menospreciando mi propio trabajo, al plantear una tarifa de precios libre partiendo de un mínimo de 5 euros. Es una suma irrisoria, insuficiente para afrontar la ingente cantidad de contratiempos que pueden surgir, porque no solamente es el hecho de asumir mis propios errores (por suerte, nunca he roto nada), también hay que contar con los extravíos de Correos, la mala manipulación de algunos usuarios manazas que te culpan a ti, los que pretenden que les des garantía de por vida (algo que ningún fabricante de consolas te da)…

Son demasiados dolores de cabeza para algo que no da beneficios y que te obligará tarde o temprano a asumir errores de terceros, dar largas a personas que no tienen la culpa de que un envío de recambios haya desaparecido, y enemistarte con cabezotas que te pondrán a parir porque algo que tú no has manipulado se ha estropeado en su reliquia de hace 30 años. Dicho esto, el taller queda cerrado definitivamente porque son demasiados los inconvenientes que ahora veo y comprendo. No voy a regalar más tiempo, prefiero ponerme a jugar o dar un paseo por la montaña, que lo disfruto mucho más.

Debemos dedicarnos a tareas que nos permitan ganarnos la vida, y como aquí no lo vamos a conseguir, y tampoco en Youtube, donde casi todo el mundo se salta la publicidad (quien crea que 1000 visitas equivalen a 1 euro no sabe absolutamente nada), habrá épocas en las que no podremos actualizar la página ni grabar vídeos nuevos, simplemente estaremos ocupados con cosas más importantes, como por ejemplo vivir. Esta página nació como un hobby y siempre lo será, es por ello que cuando saquemos tiempo para publicar contenido nuevo, estará hecho con las ganas y la ilusión de siempre. Las únicas consolas que voy a modificar serán mías, se acabó perder el tiempo.

Todo esto no es un lloriqueo por no ganar dinero en Youtube ni nada parecido, es una aclaración de por qué no actualizamos con la misma frecuencia de antes. Hay quien consigue que su afición se convierta en su trabajo, hurra por ellos. Nosotros no contamos con esa suerte y privilegio, así que seguiremos construyendo LV-481 muy poco a poco en los ratos libres, como hormiguitas trabajadoras, mientras nos dedicamos a asuntos más importantes.

Que 2016 sea un gran año para todos, hasta pronto.