Autor

Hola, me llamo Alexei y quiero darte las gracias por visitar mi página personal. Este espacio, entre otras cosas, está dedicado a mis reseñas de videojuegos antiguos. Siempre los he considerado mucho más que un entretenimiento, pero es ahora, siendo ya mayor, cuando de verdad siento amor por ellos y disfruto más que nunca de todo su valor artístico.

Mi inicio como jugador se remonta a finales de los 80, cuando regresé a Barcelona con mis padres para instalarnos aquí (hasta hoy) y descubrimos atónitos el MSX de mis tíos. Una buena mañana, mi padre se presentó en casa cargado con una caja rectangular… ¡un Spectrum para nosotros! ¿Mi primer videojuego? Phantomas. Así surgió esta afición, y década tras década creció desmesuradamente hasta la categoría de amor incondicional.

Como toda relación, hemos tenido nuestros más y nuestros menos: la muerte de Dreamcast, la caída de SEGA, el cambio de rumbo de Nintendo (tardé en aceptar inventos como la Wii), las secuelas anuales a 65 euros, la masificación de juegos móviles y sociales de dudosa calidad, así como una serie de prácticas nauseabundas que acercan -más que nunca- los videojuegos a las tragaperras…

Una parte fundamental de mi infancia son las consolas de 16 bits, los salones recreativos, los arcades de antaño, el grupo de chavales en la máquina de Street Fighter II y las genialidades de SEGA. Todo eso ya es historia, me parte el corazón. Mi deseo con LV-481 es recuperar los clásicos con los que crecí, recordar mis juegos favoritos y darlos a conocer entre la gente más joven que yo, devolver todo lo que me dieron.

Espero que quienquiera que visite esta página disfrute con mis antiguallas tanto como yo. Y los amigos de toda la vida, especialmente ellos, que también lo pasen en grande.

Si te apetece, me encantará conocer tu opinión sobre cualquier tema aquí tratado, los comentarios están abiertos para todos los artículos y no se requiere registro. Sería genial contar contigo en el canal de Youtube, intento que todas las reseñas que publico en la página tengan su correspondiente versión en vídeo.

Recuerda que la web está en construcción debido al rediseño y cambio de servidor en julio de 2018, faltan artículos antiguos y hay pequeños errores por corregir. Actualización 3 de noviembre 2018: ya queda menos, está casi todo al día.

 

 

Cómo colaborar con LV-481

Lo he pensado en más de una ocasión, y aunque toda ayuda sería bien aprovechada para mejorar mi equipo y facilitar parte del trabajo, hago esto porque me encanta. Simplemente pasándote por aquí, siguiendo el canal de Youtube, comentando en los vídeos, compartiéndolos si te apetece, y si eres capaz de tolerarla, no saltar la publicidad en mi canal de Youtube, estarás ayudando sobradamente. No saltar o bloquear la publicidad que aparece antes y después de mis vídeos equivale a donarme varios céntimos sin ningún coste para tu bolsillo.

La única contribución que estaría dispuesto a aceptar serían sistemas y juegos comprometiéndome a realizar reseñas de cualquier material que reciba. Siempre debe tratarse de cosas que realmente ya no quieras, que solo te ocupen espacio en casa y sean un estorbo para ti.

 

 

¡Más que videojuegos!

No solamente me dedico a jugar, tengo otras aficiones como el cine de los 80, el diseño 3D, las novelas de ciencia ficción, la música de verdad (principalmente rock) y el canto, los proyectos ‘hazlo tú mismo’ (bricolaje, electrónica, reparación de trastos viejos…), el ejercicio al aire libre, caminatas por la montaña, cocinar rico y escribir sobre mis aficiones. Pero sobre todo, cuidar a mi familia y seguir aprendiendo.

 

 

Espacios que recomiendo

New Game Plus: aunque no soy un jugador preocupado por estar a la última, nunca me pierdo este fantástico podcast que contagia auténtica ilusión por los videojuegos. En septiembre de 2018 pasé de fan a colaborador, así que de vez en cuando también me podréis leer en su web. Para mí, un honor enorme.

Carne de Videoclub: mi gran descubrimiento de 2018, un imprescindible para esa generación de chavales que creció con el irrepetible cine de los 80 y las visitas constantes al videoclub.

Verne y Wells Ciencia Ficción: el ritmo de Alberto García puede confundir a quien no sepa de qué se está hablando, no es la charla entre amigos habitual, sino un guión narrado de carrerilla. No recomendado para adentrarse en la ciencia ficción, pero sí para los que la amamos y nos apetece escuchar algo relacionado con esos universos increíbles no tan alejados del nuestro.

Terra Incognita: los conocí en sus inicios y pasé años siguiendo a estos muchachos, me sentía unido a ellos como si fueran amigos de toda la vida. Eran lo más forteano de internet, tratando el misterio, lo absurdo y lo desconcertante desde un punto de vista más serio que de costumbre. Hacían un gran trabajo buscando temas poco trillados.