Los mejores videojuegos de la historia son retro, ¡y lo sabes!

¿Qué es LV-481?

Esta web está dedicada a los videojuegos clásicos con los que crecí. No es un espacio sobre el tan de moda coleccionismo, más bien una manera de volver a estrujar mis juegos favoritos y brindarles un pequeño homenaje. En LV-481 encontrarás análisis, reportajes, reparación de consolas y modificaciones, todo ello desde el punto de vista de un fan nacido en los años 80.

¿Juegos físicos en sistemas originales o emuladores?

Sigo jugando con todas mis consolas antiguas, me proporcionan una experiencia de juego plena. Considero, por otro lado, que la emulación es mucho más que jugar gratis. Es en realidad la gran salvadora del videojuego retro, tratado generación tras generación como un juguete de usar y tirar por sus propios creadores. Muchas desarrolladoras en los años 80 y 90 fueron muy irresponsables, no le daban ningún valor a sus creaciones. Sin conciencia por la preservación de estas obras fundamentales dentro de la cultura popular, desentenderse del código fuente original, eliminarlo por falta de espacio o desechar años de trabajo en un contenedor al cambiar de oficinas, eran prácticas habituales en la industria.

Hoy es casi imposible acceder a muchísimos videojuegos clásicos si no es vía emulación, muchos se habrían perdido para siempre de no ser por la comunidad, pero todavía queda un largo camino que recorrer por la conservación de estas obras de arte. Además, tampoco podemos olvidar que la «especulación retro» nos impide acceder a ciertas obras originales a precios moderados (lee mi opinión sobre la especulación), así que juega donde quieras o puedas, pero juega y no dejes de compartir nuestra historia.

¡¿Son los videojuegos arte?!

La eterna cuestión a la que respondo con total honestidad.
Cuando era joven no podía poner palabras a todo lo que los videojuegos me hacían sentir, pero yo sabía que Panzer Dragoon era más que un entretenimiento. A los treinta y tantos, lo tengo muy claro: los videojuegos son arte. Se trata de un medio potentísimo que nos hace protagonistas de situaciones inverosímiles, una amalgama artístico-interactiva que no puede compararse con ninguna otra disciplina. No podemos darle más vueltas, los videojuegos son arte desde el instante en que transmiten ideas, emociones, sensaciones y expanden nuestra forma de pensar. Forman parte de nuestra cultura y de quienes somos.

Uno de los críticos de cine más célebres, el difunto Rogert Ebert (ganador de un Pullitzer), siempre lo puso en duda. Pero nadie pone en duda que el cine sea arte aunque a veces Hollywood se empeñe en lo contrario, ¿verdad?

Cambios en la web…

Me he negado a aceptar lo inevitable durante demasiado tiempo, hasta me ha dado tiempo a hacerme mayor. Internet ha cambiado y yo no he sabido adaptarme. Vivía enamorado de la internet que conocí a los 15 años, la de las páginas personales hechas con el bloc de notas de Windows alojadas en Geocities, Tripod… Me empeñé en que los vídeos eran para vagos que no quieren leer. Me equivoqué. Si no hubiera dedicado tanto tiempo a mantener mis webs personales, habría aportado muchísimo más contenido útil a un público mayor.

Tampoco puedo ocultar que estaba muy cansado de hacerle el trabajo a los demás sin recibir un gracias o una mención. Me molestaba leer frases, exposiciones e ideas calcadas a las mías, después de haber arrojado luz con un punto de vista más amplio que el disponible hasta ese momento. Seguirá pasando, internet está llena de caníbales, pero ahora a más de uno le tocará comerse mis vídeos para alimentar sus análisis y vídeos genéricos. Lamento las molestias, pero se acabó publicar artículos varios años antes de su correspondiente vídeo. Quizá, incluso se haya acabado lo de publicar nuevos artículos, me harté de regalar mi trabajo.

El futuro de LV-481 depende directamente del canal de Youtube, la mayoría de mi contenido se centrará próximamente en video análisis. Aquellos vídeos antiguos con sonido pésimo y otros problemas, se volverán a grabar en el futuro, si es que a alguien le interesa que los «adecente».

Una cosa más. No rechaces los videojuegos actuales, no todo son guerras multijugador y estupideces, también hay títulos muy sesudos, jugables y con grandes historias. Además, algún día los juegos de hoy serán los clásicos de otra generación de jugadores.